Réplica del Diputado Víctor Hugo Lobo Román

México, Distrito Federal a 16 de abril de 2015


Francisco Santiago

Director Editorial del Periódico El Universal

Respecto a la columna publicada este jueves en su prestigiado diario, denominada Política Zoom y firmada por Ricardo Raphael, me permito manifestarle una profunda preocupación por la manera tan vil e irresponsable como se ha referido a mi persona el autor de esta publicación, y sobre todo por utilizar a su prestigiado medio, que por la objetividad con la que se conduce, ha logrado posicionarse como un gran referente en la vida periodística nacional.

Bajo estas consideraciones, me permito hacer las siguientes precisiones:

  1. Rechazo tajantemente todas las recriminaciones que hace Ricardo Raphael y lo exhorto a que presente las pruebas necesarias ante la autoridad competente, que en su momento tendrá que atender, porque el derecho a la libertad de expresión no implica que tenga pasaporte para difamar, ofender y calumniar a ningún ciudadano.
  2. Plagado de calificativos y ofensas, el texto de Ricardo Raphael no aporta una sola prueba de sus acusaciones, traicionando el principio básico de todo buen comunicador, que es corroborar la veracidad de sus fuentes y consultar directamente todas las partes que alude. Ricardo Raphael no investigó, sólo se limitó a reproducir las difamaciones de un oscuro personaje, rechazado por periodistas con ética profesional, al pretender pagar la publicación de sus calumnias.
  3. En ningún momento menciona una sola de las denuncias penales que asegura, como si la autoridad judicial no diera seguimiento a cualquier averiguación previa, y por el contrario, oculto en frases trilladas y acusaciones groseras, engaña a los lectores de ese gran diario y rompe con la línea editorial seria, objetiva y puntual, que durante muchos años ha caracterizado a El Universal, constituido como un periódico responsable y respetado.
  4. Es lamentable la actitud que tomó Ricardo Raphael al convertirse en el “gatillero político” de un oscuro personaje. El autor del artículo debe entender que la difamación y la calumnia ya no pueden ser garantes de impunidad para quienes hacen del noble ejercicio periodístico, un instrumento de golpeteo político.

De manera respetuosa, le solicito que nos permita el espacio en su prestigiado diario para publicar nuestras consideraciones e informar a sus lectores sobre el origen de la calumnia.

Atentamente

Diputado Víctor Hugo Lobo Román