En México aún no tomamos a Donald Trump con suficiente gravedad. A pesar de todo, todavía no lo consideramos suficientemente peligroso.

Parecemos niños suponiendo que lo peor no pasará. Y sin embargo un tuit suyo es capaz de destruir los ahorros en pesos de millones de mexicanos y una declaración desafortunada puede alejar del suelo mexicano inversiones millonarias en dólares.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Foro Eleva 2016
Next post Cienfuegos contra Cantinflas