Descriminalización de los consumidores de mariguana

A la opinión pública:

El 12 de febrero pasado el grupo parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal presentó una iniciativa para reducir los riesgos y los daños producidos por el consumo de mariguana en la Ciudad de México. Se trata de un proyecto que busca un nuevo enfoque, de prevención y salud, hacia el consumo de una droga cuyo comercio clandestino ha generado muchos más problemas a la seguridad de los ciudadanos, que los de salud que ha resuelto.

Si bien la peligrosidad social y de salud de la mariguana es moderado, sustancialmente menor que la del alcohol y el tabaco, la legislación que prohíbe su comercio castiga con rudeza todas las etapas de la cadena. La persecución policiaca y judicial vinculada al consumo de mariguana expone a los usuarios a chantajes recurrentes por parte de las policías, el ministerio público y los jueces, cuando no quedan sometidos a penas de cárcel del todo injustas, pues se trata de un delito sin víctima, a no ser el posible daño a la propia salud en que pudiera incurrir  el propio condenado. También absorbe recursos que estarían mejor destinados a perseguir a los delincuentes peligrosos que hoy gozan de una elevada tasa de impunidad y a políticas de prevención y de atención mejor diseñadas.

La mayor parte de la legislación relativa a las drogas es de carácter federal e impide que una entidad federativa por sí sola pueda legalizar la producción, el comercio o el consumo de ninguna droga de las incluidas en los tratados internacionales que México ha suscrito. Sin embargo, con base en el artículo 21 de la Constitución, que mandata a las entidades federativas a fijar los criterios que sus ministerios públicos habrán de seguir para priorizar la persecución de delitos, la Ciudad de México puede decidir dejar de tratar a los consumidores de mariguana como delincuentes y optar por proteger su salud y la seguridad de todos.

La iniciativa de los diputados del PRD atina al buscar la descriminalización de los consumidores de mariguana por la vía de la tolerancia, con el objeto de alejarlos de las bandas de delincuentes más violentas, de evitar su acercamiento a otras drogas más peligrosas y de delimitar con precisión espacios para su aprovisionamiento  que garanticen la seguridad relativa del consumo.

También atina cuando establece que será el Instituto de Atención y Prevención de las Adicciones de la ciudad el encargado de regular los espacios de aprovisionamiento, pues de esa manera los consumidores tendrían a su alcance toda la información médica y de atención relativa a los daños a la salud relacionados con el consumo de substancias, incluidos el alcohol y el tabaco.

Por eso apoyamos una  iniciativa que haría a la ciudad más libre y más segura e invitamos a la opinión pública a que se informe de los beneficios para la convivencia que su aprobación podría generar.

También le pedimos a los diputados de todos los grupos parlamentarios a que basen sus posiciones y votos en información científica y eviten los sesgos ideológicos fundados en prejuicios.

Asimismo, llamamos al Jefe de Gobierno a que haga suyo el proyecto y lo promulgue en caso de aprobarse y al gobierno federal a que en su momento no presente recurso de inconstitucionalidad contra la nueva legislación.

Para firmar esta iniciativa favor de enviar un correo electrónico a Jorge Javier Romero: romero.jorgejavier@gmail.com