El viejo bipartidismo español entre el Partido Popular y el Partido Socialista Obrero Español ha quedado en el pasado: la política española no volverá a ser igual. La presencia de Ciudadanos y Podemos ha cambiado el debate en España, posicionando el combate a la corrupción, la batalla por el crecimiento económico y el futuro de Cataluña en el centro de la discusión.

Sin embargo, el rejuvenecimiento de la clase política ha traído un inesperado efecto secundario: la inestabilidad electoral. Como en todo sistema parlamentario, el español requiere de una mayoría de 50%+1 para elegir al futuro presidente.

El choque de las cuatro fuerzas principales, más las varias agrupaciones regionales, ha dado como resultado un archipiélago de opciones políticas: España está fragmentada y, tras una prolongada sesión de debates y dos intentos fallidos de investidura, el futuro político permanece impredecible.

¿Son los partidos políticos españoles capaces de formar gobierno? ¿Se avecina una gran coalición entre PP, PSOE y C’s, dejando fuera a Podemos? ¿Esperamos nuevas elecciones en junio?

Ricardo Raphael y Javier Brandoli, corresponsal del periódico español El Mundo, dialogan sobre el complicado laboratorio democrático ibérico.

Previous post “Los derechos humanos son para los humanos, no para las ratas”
Next post ¿Quién está detrás de la campaña contra los defensores de los derechos?