Leonardo Curzio (LC), conductor: Hoy es Día Internacional de la No Violencia, recordamos por supuesto a Gandhi, y en nuestro país recordamos el hecho trágico del 2 de octubre de 1968. También tenemos lo del Politécnico, la situación en Guerrero, la situación en Tlatlaya. Me gustaría empezar por el manejo de la crisis en el IPN que hizo Osorio Chong.

María Amparo Casar (MAC), colaboradora: Me parece que Miguel Osorio Chong actuó con sensibilidad, hay que entenderlo en el contexto político de estos días o de estas semanas con la violencia en Guerrero, con los trágicos sucesos en el estado de México y un conjunto de demandas por parte de los estudiantes del Poli, que se salió de cauce por un mal manejo político desde el Instituto Politécnico Nacional.

Hay un sector de la población que pensó desde que ganó Enrique Peña Nieto las elecciones, y que se sigue reflejando en las encuestas, donde se habla de la posible vuelta al autoritarismo por el hecho de que regresaba el PRI; dado este contexto, me parece que se actuó con buen tino.

Además, junto con la actitud de apertura de Osorio Chong, viene lo ejemplar de la marcha, donde inclusive hubo jóvenes que iban recogiendo basura.

Ricardo Raphael (RR), colaborador: Claramente el movimiento estudiantil se sintió muy agredido cuando la directora les dijo que estaban infiltrados por porros. En ese sentido creo que los estudiantes de la UNAM deberían aprender algo de los del Instituto Politécnico Nacional, que terminaron siendo más eficaces.

Ahora, cada coyuntura merece una actuación distinta de la autoridad cuando va a negociar, pero sí tuve la impresión que el secretario de Gobernación metió el cuerpo para evitar la posible colisión de trenes -Ayotzinapa, manifestación del 2 de octubre-, en ese sentido respeto su agilidad política. No creo que eso lo obligue a actuar así en todos los casos.

LC: El caso de Tlatlaya, ¿lo maneja apropiadamente el Estado? La versión oficial ha quemado a muchos, incluido el gobierno del estado de México y la Comisión de Derechos Humanos, viene una revelación periodística sobre el caso.

MAC: En este caso me parece que están haciendo control de daños, a diferencia de lo del IPN, que fue preventivo. En este caso me parece peor que el gobierno del estado de México haya encubierto un hecho de esta magnitud durante tres meses.

Leía una nota muy preocupante en “Reforma” donde dice: “Marcharán militares en defensa de militares”. Dicen que el secretario de la Defensa está traicionando a sus integrantes.

Ricardo Raphael, colaborador: La pregunta es si desde que salió la nota hasta ahora el gobierno ha actuado correctamente, me temo que no, está cometiendo el error. Yo quiero asumir que el gobierno no sabía, que Cienfuegos no sabía, pero ya saben, y la respuesta que dan es que los soldados enloquecieron y cometieron esta matanza sin ninguna orden de los mandos superiores.

Me cuesta mucho trabajo asumir que esto es sólo un problema de soldados enloquecidos. Hubiera querido ver a Cienfuegos y al presidente decir: “Desde luego que actuaron equivocadamente los solados, pero voy hasta la última consecuencia en el eslabón de mando que dio la instrucción para que esto ocurriera”.

LC: Entrémosle a la situación en Guerrero, seguimos sin saber qué ocurrió con el secretario general del PAN, la matanza en Acapulco parece que es lo de menos.

MAC: No nos queda más que especular porque en estos casos información fehaciente no la podemos dar.

LC: Ves a un alcalde perredista diciendo: “Dispárenle a los señores de Ayotzinapa porque se robaron autobuses”.

MAC: No lo veo así. Tampoco me explicó cómo faltan 44 normalistas.

RR: Entro por la diferencia entre Guerrero y Michoacán, tengo la impresión de que el Gobierno Federal quiere un comisionado en Guerrero, ha venido presionando fuerte el gobernador para que acepte una operación política similar a la de Michoacán.

Para escuchar audio completo: clic aquí

Previous post Corto circuito entre EPN y Aguirre Rivero
Next post Fronteras. Entrevista con Claudio Lomnitz