1. Lamento no haber utilizado el título que de manera equivocada aparece en la carta. Es más preciso ya que, en efecto, el clientelismo en México es “duela” de los partidos y por eso nuestra democracia resbala de manera inconveniente.
  2. Jamás en mi vida profesional he tenido relación alguna, directa o por interpósita persona, con Guillermina de la Torre o Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre.
  3. No importa qué figura jurídica haya adoptado la Unión Rafael Gutiérrez Moreno, la cooperativa de pepenadores responsable de los basureros de Santa Catarina continúa siendo una organización bajo la autoridad de las personas señaladas en mi columna.
  4. Son públicas y publicadas las fuentes que respaldan mis afirmaciones sobre el señor Rafael Gutiérrez Moreno. Entre otras, las declaraciones que el jefe de la policía Jesús Miyazawa hizo en su día, así como las realizadas por Martha García, quien además de haber sido señalada como autora intelectual del homicidio del señor Gutiérrez, fue su pareja sentimental por más de 10 años y madre de varios de sus hijos.
  5. Recomiendo además leer el texto del investigador y académico Héctor Castillo Berthier denominado “La Sociedad de la Basura” http://bit.ly/1BEjfSj
  6. No tengo interés económico alguno vinculado con las actividades del negocio al que se dedica la señora Guillermina de la Torre. Las motivaciones de mi trabajo son estrictamente periodísticas.
Previous post Réplica de Profra. Guillermina de la Torre Malvaez
Next post Pigmentocracia