Confesión de principios

El cierre de año obliga al balance sobre lo escrito y publicado en estas páginas. Una reflexión que podría hacer en solitario y sin embargo sirve mejor cuando es pública.

Son estas líneas un ejercicio de rendición de cuentas para conmigo y con el lector de mi trabajo. Comparto en ellas siete principios que como periodista me son preciados.

Primero, ofrecer información a quien no la tiene. No debe repetirse lo que otros dijeron, ni plagiar la investigación que alguien más hizo. El periodismo tiene como materia prima a la información, aquella que es nueva y agrega valor que permite comprender ángulos, perspectivas, razones que nadie antes había puesto en juego.

Para leer columna completa: Clic aquí