Castillejos y la hoguera de las confusiones

Qué fácil es perder el foco en esta país de mentiras, como lo llama Sara Sefchovich. Cambiar lo más por lo menos y terminar todos enredados. El fiasco reciente del último peritaje sobre la incineración de cadáveres en el basurero municipal de Cocula es un episodio más de la pequeñez política dominante.

Antes de entrar al debate de fondo tiene sentido regresar al origen de este peritaje, así como al acuerdo escrito y signado que lo produjo.

Para leer columna completa: Clic aquí