En el escenario más cauto, 2016 será un año fundamental para el resto de la década. Estados Unidos cerrará el progresista y polarizante ciclo de Barack Obama, abriendo el paso a nuevas elecciones encabezadas por Hillary Clinton, seguida de cerca por Donald Trump. Aun de mayor relevancia es el voto que está planeado sobre el futuro del Reino Unido y su permanencia en la Unión Europea. A pesar de que David Cameron venció recientemente en las urnas británicas y en el referéndum de Escocia, el Brexit será la elección clave para el futuro de la Gran Bretaña y Europa.

El prestigioso semanario británico, The Economist, resume el año 2016 en tres palabras: woes, women and wins (penas, mujeres y victorias). ¿Qué esperar de la débil recuperación económica global? ¿Qué pasará con la estrategia militar frente a ISIS y el caos de Oriente Medio? ¿Llegará finalmente un cambio en el consenso punitivo internacional frente a las drogas? ¿Presidirá finalmente una mujer las Naciones Unidas? ¿Qué impactos dejarán los juegos olímpicos en Brasil, la Eurocopa en Francia y el Superbowl 50 en Estados Unidos? ¿Una mujer estará al frente de Naciones Unidas? Adam Barnes, corresponsal de The Economist, discute con Ricardo Raphael las perspectivas y proyecciones del mundo en 2016

Previous post Alianzas contranatura
Next post “Orfandad” privada … y pública