¡Adiós Luis, bienvenido Pepe, quizá no Miguel!

Luis Videgaray no renunció por haber promovido la visita de Donald Trump a México, sino porque su candidatura presidencial dejó de ser viable hace ya mucho tiempo.

Está equivocado quien quiera ver esta salida de la Secretaría de Hacienda como una aceptación del error. El presidente Enrique Peña Nieto y algunos de sus colaboradores cercanos aún defienden, sin cuestionar, lo que Hilary Clinton calificó como un muy desafortunado incidente internacional.

Para leer columna completa: Clic aquí