Somos una sociedad que con enorme facilidad abandona sus poblaciones a la calle y no hablo, como ocurre en la mayoría de las ciudades del mundo, de las poblaciones adultas, tenemos una enorme cantidad de poblaciones infantiles callejeras, viviendo en el metro, en una coladora, en una esquina, en un puente y bueno, pasamos frente a ellas casi como uno mira el puente, el semáforo, cualquier mueble urbano, en lugar de ver ahí sujetos, personas, que tienen derecho según la constitución porque también son semejantes.

Previous post ¿Por qué el Chapo no sonríe?
Next post El Chapo no es Al Capone, ni EPN es Eliot Ness