El año comienza con una de sus mejores nuevas. El nombramiento por cuatro años del ministro Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, como presidente de la Suprema Corte de Justicia, trasciende la mera sucesión dentro del Poder Judicial.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post La Guardia Nacional y su nuevo mando civil
Next post Improvisación y crisis de gasolina