Con mucho mal ánimo y sobre todo alevosía algunos sectores, sobre todo vinculados a la empresa, señalan con el dedo flamígero, por supuesto sin verse el propio rostro, de corruptos a los sindicatos, sin embargo hay que aceptar que los líderes sindicales han puesto parte de la dinamita con la cual hoy se estalla su reputación.

Previous post ¿Qué evaluamos?
Next post El PRD, momentos difíciles