Tomás Zerón: el investigador que debió ser investigado

Romeo Ortiz Valenciana y José Manuel Dirzio, agentes de la Policía Federal Ministerial, firmaron un oficio la mañana siguiente de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa cuyo contenido no puede creerse.

Según su dicho, la noche anterior acudieron a la calle Juan N. Álvarez de la ciudad de Iguala y ahí encontraron “tres autobuses con las llantas ponchadas y a varios jóvenes que al parecer eran estudiantes”.

Luego añaden: “por obvias razones… procedimos a retirarnos con la finalidad de no tener ningún altercado con los individuos que iban en el autobús”.

Para leer columna completa clic: aquí