¡Que viva Zaragoza!

Traigo incomodidad con el discurso del presidente Felipe Calderón del sábado 5 de mayo. La arenga plagada de referencias bélicas que, a propósito, confundieron pasado y presente me dejó sabor a fierro carcomido. Acaso si se tratara de otro orador o de una época distinta para el país mi malestar sería diferente. Conforme el final …

¡Que viva Zaragoza! Leer más »