¡Ahora resulta que lo preferente no es preferente!