Salud, ¿principal éxito?