El caso Gordillo, ¿nuestro Gürtel mexicano?