Calificar la elección va más allá de ratificar al triunfador