Contra la Corrupción

Casi tan nefasto como un régimen autoritario es una democracia corrupta. De hecho resulta difícil distinguirles. Ambos arrojan injusticia y arbitrariedad, los dos vulneran y desigualan, uno y otro terminan despertando rechazo y por lo tanto ilegitimidad.