A primera vista, los resultados electorales del Súper martes son incontestables: las candidaturas presidenciales son de Hillary Clinton y Donald Trump, respectivamente. La victoria de Trump fue sólida y holgada, tanto en el moderado Massachusetts como en el religioso deep south. Por su parte, Clinton logró consolidar el apoyo de las minorías raciales pero también del votante blanco, poniendo freno a un pujante Bernie Sanders.

¿Qué tan contundentes fueron los resultados del súper martes? ¿Son irreversibles los triunfos de Clinton y Trump? ¿Podrá una sutil Hillary detener al incendiario Trump en la elección general? ¿Debe el gobierno mexicano cambiar su estrategia frente a Donald Trump?

Previous post Prevención del delito en México: ¿estamos a tiempo?
Next post ¡Que mal gusto el suyo por informarme sobre la realidad!