Como la humedad que avisa antes de que vaya a caer la tromba, igual se perciben signos de revuelta en el ambiente magisterial.

Ayer volaron sillas, platos y cristal en Acapulco, porque los maestros que pertenecen a la organización sindical más grande de Guerrero – la CETEG – rechazaron el destacado papel que están teniendo los líderes próximos a Elba Esther Gordillo, en los foros dedicados a cancelar la Reforma Educativa.

Para leer columna completa: Clic aquí 

Previous post Eduardo Terrazas
Next post LOS DIÁLOGOS EN LA TRANSICIÓN. ¿QUÉ SIGUE?