Siguen impunes quienes permitieron asentamientos irregulares

Leonardo Curzio (LC), conductor: Está en el estudio ya mi compañera María Amparo Casar, a quien me da muchísimo gusto saludar. Mi querida María Amparo, ¿cómo estás?

María Amparo Casar (MAC), colaboradora: Muy bienvenido. Se te extrañó y se te extrañó mucho.

LC: Bueno, pues aquí estamos. Yo también a ustedes.

Pero, bueno, me gustaría empezar con algún apunte sobre este tema del desastre. Hoy muchos compatriotas están sufriendo y no solamente en la zona de Baja California Sur, donde nos reportan todavía una situación dramática, María Amparo, pillajes, falta todavía, en fin, ¿cómo se llama?, combustible y muchas otras cosas más. Ya tenemos una buena parte de la costa del Pacifico en estado de alerta porque Polo está pegando por ahí.

Bueno, es cíclico, todos los meses de septiembre son iguales, pero, ¿hemos aprendido algo en esta materia, en materia de política de protección civil?

MAC: Yo creo que sí se ha aprendido y me parece que la actuación del Gobierno Federal, acompañado desde luego del Gobierno de Baja California tuvieron una digamos, buenos reflejos, una actuación rápida. Estos… Nunca sabes qué tanta proporción de la población va a ser afectada.

A mí me preocupa más que la reacción inmediata, que suele ser buena, se pareció mucho a la del año pasado, Leonardo, cuando Manuel e Ingrid, que salió también el Presidente ya no se quedó a los festejos del día 15… Y los puentes aéreos que se hacen entre la Defensa Nacional, las compañías aéreas comerciales, me preocupa lo de después. Tú te acordarás que el año pasado se dijo que iban a haber, si no me falla la memoria 45 mil millones de pesos para el desastre de Guerrero y hoy lee uno las crónicas y a pesar de ésta muy… digamos, optimista de La Pintada, leemos que muchas comunidades siguen sin ser atendidas, puentes sin ser reparados, casas sin ser reconstruidas, personas sin ser reubicadas.

Entonces, la reacción rápida creo que la hay, para sacar a los turistas para nacionales y extranjeros, pero ya después, como todo, olvidamos esos desastres y la gente se queda ahí con sus desgracias, ¿no?

LC: Hay, por supuesto, temas con los que coincido, hay algunos otros que estructuralmente no resolvemos. Por ejemplo lo de Guerrero, ayer decía el secretario de Gobernación: “Es un modelo lo que está haciendo Guerrero”. Habló también la secretaria Rosario Robles sobre el balance de lo que han hecho, precisamente a un año, de la tragedia generada por Ingrid y Manuel, justamente cuando tenemos la tragedia generada por Odile. Es decir, se busca este contraste de decir: “A ver, en un año se ha hecho esto”.

Lo que no tenemos del todo claro, María Amparo, y creo que éste es un tema importante que recordarle a nuestro auditorio es: ¿quién autorizó el uso del suelo para que se construyera en toda esa zona? Yo sigo pendiente, o sea, veo que el Gobierno ha hecho la parte que le toca, tanto en reaccionar rápido como en atender a al población. No sé si lo ha hecho apropiadamente. Oí a Angel Aguirre un par de veces quejarse de que el dinero no fluía, etcétera.

Pero sigo viendo que en última instancia las responsabilidades… Y perdón que lo diga así, pero es que es desesperante la responsabilidad de quién autorizó que se construyera en esas zonas inundables. Y la otra pregunta es: “Oiga, pues están reconstruyendo en una zona donde se va a volver a inundar, ¿se están tomando las medidas pertinentes para que eso no vuelva a ocurrir? Y la verdad es que en el íntimo de mi corazón sospecho que no, ¿eh?

MAC: Bueno, y yo creo que tu sospecha es totalmente… está anclada en la realidad. Tenemos un gran problema de asentamientos irregulares. Si tú recuerdas una de las primeras cosas que nos prometió la Sedatu fue este mapa, ya no es un mapa de riesgos, ése me parece ya existía, pero de los asentamientos irregulares para irlos… no lo puedes hacer de un día para otro porque han sido… ¿Cuántos años te gusta?, cien años de andar permitiendo…

Y de además no andar permitiendo no solamente en pueblos pequeños sino en la Ciudad de México que también está llena de asentamientos irregulares. Y se nos olvida pero sin huracanes que nos peguen aquí, cuando viene la época de lluvias también tenemos este tipo de deslaves. Bueno, los has tenido y los has reportado en tú aquí, en toda esta zona de Santa Fe.

LC: Y cada vez que ocurre el delegado dice que el Gobierno Federal les tiene que dar más dinero para mitigar eso. Y yo me pregunto: “Oiga, está muy bien que pidan dinero para mitigar, pero ¿por qué demonios no hay una autoridad que diga: ‘Aquí no puede construir, aquí se inunda. ¿Qué parte de ‘se inunda’ no entiende?'”

MAC: No entiende. O sea estábamos ahí con que Sedatu reconoce, -ésa es la parte oficial- 13 millones de personas que viven en asentamientos irregulares y de repente te lo explicas en ciertos pueblos pero, para volver a esto de Santa Fe. Bueno, Santa Fe se construyó hace 20 años cuando ya teníamos una idea del urbanismo, etcétera y sin embargo permitieron construir en barrancas, etcétera, ¿no?

Entonces el problema sí es estructural.

LC: Una idea fallida el urbanismo.

MAC: Bueno pero… Y las que vienen, Leonardo.

LC: Estaban mucho mejor construidas la ciudad del siglo XVII.

MAC: Que ésta.

LC: O sea, México Tenochtitlan era mucho más evolucionado esto.

MAC: Así es.

Entonces sí tenemos este problema de los asentamientos irregulares que, de resolverse, sí bajaría sensiblemente los daños causados por un desastre natural sobre el cual, bueno, no se le puede echar la culpa a nadie, ¿no? Ahí está el desastre natural, pero minimizas los riesgos y los costos en vidas humanas y costos económicos si tuviéramos ciudades bien asentadas, ¿no?

LC: Drama el que están viviendo.

MAC: Drama.

LC: Y, bueno, en este caso, decía yo: “Se junta el hambre con las ganas de comer”, porque Baja California Sur por su posición orográfica es complicadísima de abastecer, se ha quedado sin gasolina, sin teléfonos durante varios días.

Pero ¿qué te parece si saludamos a Ricardo Raphael? Está al día de hoy en Nueva York.

Ricardo, ¿cómo estás? Buenos días.

Ricardo Raphael (RR), colaborador: Leonardo, me da mucho gusto saludarte.

María Amparo, gracias por esta oportunidad de comunicarnos vía telefónica.

Y déjenme abonar nada más un argumento a la interesante conversación que estaban planteando: lo cierto es que estos desarrollos turísticos, San José del Cabo, Cabo San Lucas, Cancún, la Riviera Maya, en fin, vamos a encontrar sistemáticamente que se hizo una inversión muy alta para construir hoteles, para que Fonatur trazara carreteras, para que se hiciera una infraestructura urbana sorprendente, pero nunca hubo -cuando el desarrollo de estos puertos turísticos- inversión para el personal que iba a trabajar justamente en esa infraestructura.

Entonces la mayoría de los trabajadores que están… que tienden camas, que hacen la jardinería, que hacen la electrónica que construyeron los hoteles, en todos estos puertos turísticos, fueron a construir estas zonas a las que ustedes estaban haciendo referencia, estas zonas irregulares.

Habla claramente de un estado mexicano que empezó el desarrollo en una de sus partes pero no en la otra. Y, bueno, parece que no es azar que justamente los trabajadores de esas unidades productivas fueron los más afectados.

De ahí que sí me parece -como dice Leonardo- que la responsabilidad del Estado, no déjenme hablar de todas las zonas irregulares del país, no, las zonas irregulares que están en esos lugares turísticos son responsabilidad del Gobierno atenderlas, mejorar su circunstancia, regularizarlas o de plano reubicar a esa población.

Fue obra de una mala planeación de los años 70, concretamente la de Los Cabos, y en ese sentido vale la pena no quitarle responsabilidades a quien sí las tiene.

Para escuchar audio completo: clic aquí