La administración del presidente Enrique Peña Nieto está transitando de una fase a otra, digamos que la primera parte de su mandato fue la época de la política, de los grandes acuerdos, del Pacto por México, de las reformas estructurales, es evidente que la segunda parte de su mandato ya no se tratará tanto de la política sino de las políticas públicas, es decir del aterrizaje, de las ruedas del autobús que van a permitir que muchas de las intenciones que se definieron en la primera parte del sexenio ahora lleguen a buen puerto, en este sentido las políticas públicas se nos vuelven clave y ahí es donde tenemos que centrar la mirada, cómo surgen, cuáles recursos se destinan a esas políticas públicas, qué indicadores para saber si van funcionando bien o mal o tienen que cambiar el curso, cuáles son los objetivos, cuál es la misión, a qué población objetivo atienden, esas preguntas que parecieran tan técnicas es lo que permite tener un bien público que resuelve problemas o un mal público que hace que el dinero se desperdicie y las reformas estructurales se queden como un autobús sin ruedas. De eso se trata Espiral esta noche de la evaluación de las políticas públicas.

Previous post Fin al derecho de piso que cobra la Sección 22
Next post Margarita Zavala, el deslinde necesario