El martes de esta semana tomé la decisión personal de renunciar a la conducción de Réplicas, un programa radiofónico vespertino que durante tres meses se transmitió por las emisoras más importantes del Instituto Mexicano de la Radio (Imer).

Asumo independencia y autonomía completa en la responsabilidad de esta decisión. Lo hice porque considero que era indispensable volver del conocimiento público una situación muy grave, enfrentada por este medio principal del Estado mexicano.

Para leer columna completa: Click aquí

Previous post MIGRACIÓN CENTROAMERICANA: LOS RETOS
Next post Homofobia y crímenes de odio