Uno de los temas que el proceso electoral dejó atrás y pateó para el segundo semestre de esta año fue el asunto de la Reforma política del Distrito Federal, aquí en la capital del país hace muchos años estamos en un debate serio para cambiar la estructura institucional, darle a las personas a los ciudadanos mayor poder para ser representados para decidir de su gobierno, para decidir en qué se gastan sus impuestos y también para asumir una que otra obligación de la cual nos hemos visto librados, eso es lo que está detrás de esta reforma pero además hay una gran disputa entre los partidos, el gobierno de la ciudad, el debate es muy interesante desde el plano constitucional pero sobre todo desde el plano de vida cotidiano.

Previous post Mancera y la conjura de las soluciones cosméticas
Next post La insoportable intocabilidad del Ejército