Publicado originalmente en El Universal

Jorge Zepeda (Premio Planeta 2014); Ricardo Raphael, autor de "Mirreynato", y la actriz Tiaré Scanda, en la presentación en la FIL de Guadalajara
Jorge Zepeda (Premio Planeta 2014); Ricardo Raphael, autor de “Mirreynato”, y la actriz Tiaré Scanda, en la presentación en la FIL de Guadalajara

En México, los Mirreyes, esas personas que “viajan en aviones particulares con sus perros, celebran con excesos, ordenan cerrar un negocio porque no los atienden como creen merecer o se consideran superior”, están por todas partes y han proliferado en gran parte gracias a que existen instituciones formales e informales que lo fomentan y hacen que esta situación se reproduzca, consideró ayer el escritor Ricardo Raphael, al presentar su libro Mirreynato. La otra desigualdad, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

Durante la presentación de este volumen, editado por Planeta, el también colaborador de EL UNIVERSAL charló con el periodista Jorge Zepeda Patterson y la actriz Tiaré Scanda, amigos suyos con quienes comparte la indignación por la desigualdad social que existe en el país, tema sobre el que reflexiona en esta publicación.

El libro, comentó el autor, aborda “la corrupción, la impunidad, la discriminación, la desigualdad, y la educación social que no sirve, elementos que forman parte del Mirreynato, que está en todos lados”. En su nuevo libro, el también analista político menciona algunos nombres de personalidades de la política, del mundo del espectáculo, del gremio sindical y empresarial, y hasta en el narcotráfico, quienes por sus actos de ostentación o prepotencia se han ganado este título.

El autor señaló que en nuestra sociedad es muy difícil que quien nace en un medio social inferior tenga probabilidades de ascender a un nivel superior. “La herencia manda y nada más”, dijo el también periodista y académico del CIDE, quien sostiene que el término Mirrey se puso de moda a partir de la película Nosotros los Nobles, del guionista Adrián Zurita, que muestra una evolución alterada, exacerbada del junior y del fresa del Siglo XX.

Para el autor, esta desigualdad solamente se puede terminar enfrentando a las instituciones formales e informales que la reproducen, y consideró que el malestar que se está viviendo en el país podría considerarse como una consecuencia de esa desigualdad:

“Cuando escribí este libro pensé que algo así iba ocurrir algún día. Y es que esta desigualdad es insoportable y es probable que la desigualdad como violencia sea la razón de la violencia que estamos viviendo ahora. Mi hipótesis era que iba a ocurrir, pero creo que ya ocurrió. Las manifestaciones están en las calles”, expresó.

El miércoles pasado, en una entrevista con este diario, el escritor y periodista definió al Mirrey:

“Es un personaje obsesionado con la ostentación. ¿Por qué te muestras? Para generar impunidad: si yo tengo una bolsa Fendi no te metas conmigo, si gasto mucho dinero… es una forma de protegerme”.

Añadió que “los Mirreyes cometen delitos pensando que su papá los va a sacar y realmente los saca. Ahí está el ‘Niño Verde’ y todas las barbaridades que ha tenido, Elba Esther Gordillo. El dinero y el poder ostentado protegen en México de no ser sometido como un igual ante la ley. Ostentación, impunidad, creo que es el problema más serio en el país”.

La actriz Tiaré Scanda comentó que para terminar con esta desigualdad es que la sociedad en general debe exigir sus derechos. “Tiene que haber una revolución en la conciencia de cada uno de nosotros para que estemos convencidos de que tenemos derechos y que debemos pedirlos. Mucha gente no sale a las calles porque no acaba de entender que tiene derechos”, dijo.

Finalmente, Ricardo Raphael recordó al escritor y periodista Vicente Leñero, fallecido este miércoles en la ciudad de México, ya que el oficio de periodista se lo debe a él.

Recordó que su libro El otro México (2012) fue presentado en esta Feria Internacional del Libro de Guadalajara por el autor de Los Albañiles. “Se nos fue el martes y traigo la voz quebrada por eso. Desde aquí lo recuerdo”, dijo Ricardo Raphael.

Previous post Y para colmo se va Leñero
Next post Decálogo de Enrique Peña