Con un tono pausado, sin triunfalismos ni arrogancia, Andrés Manuel López Obrador ofreció anoche sus primeros dos discursos como candidato victoriosos a la Presidencia de la República.

No solo ni principalmente habló a sus seguidores. Eligió cuidadosamente las palabras para comunicarse con todas esas personas a las que gobernará, independientemente del voto que hubieran emitido durante la jornada electoral de ayer.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Entrevista: Franco Carreño
Next post ¿QUÉ REPERCUSIONES TENDRÁ LA ELECCIÓN DEL 1 DE JULIO?