¿Por qué me hablas al tú por tú?

Sigue habiendo este talante juniorista, mirrey, donde unos se asumen como superiores a otros por nacimiento, por poder económico, por empleo. Y donde en efecto les parece a ellos muy agresivo que les miren a los ojos, que les traten como iguales, que si llegan nueve minutos tarde a tomar un avión, como todo el mundo no puedan abordarlo.