La migración centroamericana es un problema que no hemos logrado resolver ni desde México, tampoco desde Guatemala, Honduras o el Salvador, cada día son más niños los que migran sin acompañante y que desaparecen, migrantes pobres indígenas que se los traga, como dicen sus familiares el monstruo mexicano, cambiamos la ley en México tratando de entregarle derechos a cualquier persona independientemente de su nacionalidad pero como ocurre con tantos otros temas, una cosa es cambiar la ley otra cosa es cambiar las instituciones.

Previous post No creo en la sinceridad del Presidente
Next post El incivilizado choque de civilizaciones