Planea y la hipótesis de la cigüeña

Tanto entrega la escuela oportunidades como puede arrebatarlas. Mientras un buen sistema educativo iguala a las personas, uno deficiente las discrimina injusta y permanente.

Todo indica que el mexicano es de los segundos. Los resultados sobre logro académico en primaria y secundaria que el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) dio a conocer el viernes pasado exhiben al sistema educativo mexicano como una estructura sólidamente dispuesta para perpetuar la desigualdad en la sociedad mexicana.

Para leer columna completa: Clic aquí