La fila de vehículos militares fue impresionante. Una caravana ocupada por hombres armados avanzó lentamente sobre la carretera, desde la salida de la ciudad de México hasta Toluca y de ahí con dirección a Morelos.

El pasado sábado se lanzó un gran operativo que no fue publicitado y tampoco bautizado pero el despliegue de fuerza recuerda el ingreso del Ejército al estado de Michoacán de diciembre de 2006.

No termina uno de acostumbrarse a ver tanquetas, camiones y carros de color olivo que en otros tiempos los mexicanos sólo mirábamos en los desfiles y los filmes de guerra.

Esta vez los lugares destinados para las operaciones bélicas fueron Taxco, Arcelia, Buenavista de Cuellar, San Andrés Totolapa, Altamira, Tlatehuala, Coyuca de Catatlán y Zirándaro de los Chávez. Cientos de militares y marinos entraron por una puerta trasera de Guerrero para ocupar tales poblaciones. Antes las fuerzas federales ya controlaban Iguala y Cocula.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Día mundial de la alimentación
Next post Convergencia del PRI y PAN en crear un Sistema Nacional Anticorrupción