Para Silva-Herzog Márquez Reforma da más espacio a las pompis de Salma Hayek que a las ideas

Por: Federico Arreola

El señor Jesús Silva-Herzog Márquez ha publicado, en Reforma, una durísima crítica contra el diario Reforma (en El Norte, de Monterrey, periódico hermano del todavía líder en la Ciudad de México, la crítica de Silva-Herzog Márquez ha sido contra El Norte, y en Mural, de Guadalajara, el tercer rotativo del grupo dirigido por Alejandro Junco de la Vega, la critica ha sido contra Mural).

¿De qué se queja Jesús Silva-Herzog Márquez?

1.- Se queja de que un rediseño de los mencionados periódicos le quitó espacio a sus textos: “Escribo este artículo en menos espacio del que tenía la semana pasada, así que tengo que ir al punto de inmediato”.

2.- Se queja de que los periódicos están en crisis “y el mío la encara mal” (en realidad, los suyos, porque escribe en tres que, pese a todo, son distintos”).

3.- Se queja de que “asfixiar la palabra y expandir la imagen es la obsesión del momento. El lugar común es que una imagen vale más que mil palabras. Las ideas estorban, bastan las frases”.

¿Un momento, debe uno decir “se queja de” o se “se queja por”? Qué duda. He ido a Google a preguntar y me he encontrado en un diario deportivo con que Neymar, goleador brasileño del Barça, en el título de la nota se queja de su novia Bruna, una actriz suficientemente guapa como para merecer al delantero, pero en la redacción de esa noticia con toda claridad el señor Neymar se queja por el hecho de que Bruna se tarde tanto en arreglarse cuando salen de vacaciones.

Sigamos con las quejas de Jesús Silva-Herzog Márquez:

4.- Se queja de que una vez Reforma, El Norte y Mural le dieron espacio en sus primeras planas a las nalgas de Salma Hayek. Es decir, para el señor Silva-Herzog Márquez las portadas de los periódicos solo deben incluir asuntos serios, nada de calzones que todo el mundo ve porque el viento hace travesuras con los vestidos de las actrices.

5.- Don Jesús se queja de la “crisis inesperada de los periódicos” que ha provocado el internet. ¿Inesperada? No sé en qué rancho viva Silva-Herzog Márquez, pero desde hace más de una década en muchos lugares se habla de esa crisis; bueno, hasta en un ranchote como Monterrey se ha dicho desde hace años que los diarios impresos van a desaparecer, por inútiles.

6.- Se queja de que un magnate que hizo su fortuna en internet, Jeff Bezos, de Amazon, haya pagado por el Washington Post “una bicoca, la milésima parte de lo que cuesta una aplicación utilizada para sacar y difundir fotos de gatitos con anteojos”.

7.- Se queja de que de que el periódico cada día sea menos fuente de información.

8.- Se queja de que los diarios del Grupo Reforma se dispongan a abrirle “más espacio al trasero de las famosas (sean artistas o diputadas) que al reportaje largo y cuidado, al periodismo serio y confiable, a las notas escritas con respeto por el lenguaje, la información, la gente. Trepándose a la moda de las imágenes, deshaciéndose de colaboraciones inteligentes, destrozando cualquier sentido de prioridad, desprendiéndose de un suplemento cultural delgadísimo pero siempre pertinente, entregándose como nunca a la frivolidad, mi periódico pierde rumbo. Lo digo aquí porque es aquí donde debe ser dicho”.

¿Y luego? Supongo que Silva-Herzog Márquez ha colaborado en el Grupo Reforma durante años, pero por el tono de sus quejas creo que nunca se fijó con cuidado en el diseño de las portadas de Reforma, El Norte y Mural, en las que siempre ha habido espacio para las nalgas y los calzones de las famosas. Estos diarios han sido exitosos precisamente porque, a diferencia de otros que apostaron por la “seriedad”, innovó con diseños alegres y coloridos, llenos de imágenes, de grandes fotos, de infografías, con cabezas de las noticias redactadas como en telegrafía o en lenguaje apache para hacerlas, según el editor Junco de la Vega, comprensibles a toda la gente. Reforma desde antes de nacer, es decir, desde que solo era El Norte, en Monterrey, invirtió muchos recursos en frívolas secciones de espectáculos, de sociales, de modas y de restaurantes y todas han sido anunciadas prácticamente cada día en las primeras planas. Si el señor Silva-Herzog Márquez no se dio cuenta, pues qué poco observador.

Ahora se queja de que un rediseño quita espacio a las buenas notas “escritas con respeto por el lenguaje”, como probablemente piensa que sean sus artículos, para ampliar las imágenes. ¿Qué otra cosa puede hacer el Grupo Reforma? Todavía es una empresa que gana dinero y que puede pagar los elevados honorarios de colaboradores como Jesús Silva-Herzog Márquez, pero se acabaron los tiempos de las enormes ganancias.

El de los periódicos de papel es un negocio a la baja. Los editores y administradores de Grupo Reforma lo saben y se defienden como pueden. Ellos piensan que tendrán cierto éxito recortando los artículos “escritos con respeto por el lenguaje” pero que a la gente quizá le resultan aburridos; sí, como los de Silva-Herzog Márquez.

Ya se verá si le funciona o no el nuevo diseño al Grupo Reforma.

Ahora bien, si Jesús Silva-Herzog Márquez necesita espacio para expresarse, que lo busque donde hay de sobra: en internet. De hecho, así lo hace. Tiene su propio
blog, http://www.reforma.com/blogs/silvaherzog/, y ahí escribe todo lo que quiere sin limitaciones de ningún tipo. Porque internet no solo es el reino de las imágenes y de los calzones de las famosas, sino también el de la palabra escrita. Casi todos los libros están en internet, todas las tesis académicas, todas las investigaciones en todas las áreas del conocimiento.

No tiene sentido quejarse de lo que hace una empresa para defender su negocio. Si tiene tantas cosas que decir, y si cree que él las expresa con respeto por el lenguaje, que lo haga en internet, en su blog, y ya está.

Eso sí, difícilmente alguien le pagará por hacerlo. Para captar ingresos con su sitio de internet, tendría que lograr que lo leyeran decenas de miles de personas al día, lo que solo va a ocurrir cuando el blog de Silva-Herzog Márquez destaque, antes que sus sabias opiniones, imágenes de Salma Hayek y otras damas agraciadas y conocidas, como la novia de Neymar, con las faldas levantadas o de plano sin faldas, o bien cuando, antes de la información, Cristiano Ronaldo exhiba la nueva colección de calzoncillos que lo patrocina.

Si no hace eso, se quedará con muy poquitos lectores. Menos de cien al día, que debe ser el promedio de su blog. Muy pocos para hacer negocio, pero eso sí, más que suficientes para armar una revolución del pensamiento que no será rentable, al menos no en sus etapas iniciales.