Desde el año 2011, la ciudad de Monterrey no había tenido una nota roja tan escandalosa. Este fin de semana, sin embargo, una serie de atentados ocurridos en simultáneo recordó los peores momentos de violencia.

El saldo fue de doce personas muertas y nueve lesionadas: una persona herida en el bar La Jarrita, dos más en el bar El Ancla de Oro, seis personas muertas en el bar Rancho Viejo, un muerto y dos heridos en el bar Wichos, dos personas muertas y una lesionada en el bar Bohemio, el mismo saldo en el bar La Mitotera y otra persona herida en la colonia La Esperanza.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Entrevista Francisco Martín Moreno
Next post Las acciones de AMLO en su primera semana, tras la elección del 1 de julio