No vaya, señor presidente

La astucia de Andrés Manuel López Obrador para salirse con la suya en cuestiones de política nacional ha sido puesta a prueba en la esfera internacional por el presidente Donald Trump.

El martes 23 de junio el mandatario estadunidense visitó la frontera y desde ahí envió, otra vez, un regalo envenenado para el habitante del Palacio Nacional.

Por una parte, agradeció al gobierno mexicano por desplegar más de 20 mil efectivos del Ejército y la Guardia Nacional para cerrarle el paso a la migración centroamericana; por otra, insistió en que esperaba que López Obrador visitara pronto la Casa Blanca. Para rematar, Trump dijo del presidente mexicano que era “realmente un buen hombre”.

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE