El presidente Enrique Peña Nieto está contento. Dice que su gobierno logró reducir en un 60% la carencia de alimento de la población beneficiada por la Cruzada Nacional contra el Hambre. Felicitó por ello a Rosario Robles y su equipo.

De su lado, la secretaria de Desarrollo Social no permite regatear los avances porque un documento reciente del Coneval afirma que la Cruzada está logrando disminuir el hambre del país.

Estas declaraciones públicas merecen revisión porque no es del todo cierto que el estudio del Coneval -Los Resultados Intermedios de la Cruzada Nacional contra el Hambre – diga lo que el gobierno dice.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post México y Chile, aliados estratégicos
Next post Y sin embargo, es conflicto de interés