Su aspiración para el 2018 topó con pared y esa pared tiene nombre: Agustín Basave, presidente nacional del PRD.

El actual mandatario de Puebla juega para obtener la silla grande casi desde el primer día en que comenzó su responsabilidad como gobernador.

Nunca escondió las cartas: se miró a sí mismo como candidato de unidad bajo las siglas de varios partidos, sobre todo del PAN y el Sol Azteca.

Para leer columna completa: Clic aquí

 

Previous post Gilberto Bosques, un héroe mexicano
Next post Seguridad ciudadana en Chile y México