Mirreyes: una historia de opulencia y poder

Por: Almudena Barragán

Los comunmente conocidos como “hijos de papá” en México, vástagos de las grandes fortunas del país que nacieron entre coches de lujo, fajos de billetes y viajes en helicóptero privado, se han hecho un hueco entre los hipsters, los millenials y los muppies.

Gracias a las redes sociales y los dispositivos móviles la vida de los jóvenes más adinerados del país ya no sólo se ve en el papel cuché, ahora también sus fotos pueblan Facebook, Instagram y Twitter; hasta tienen una red social propia.

Prefieren ser llamados “mirreyes”, y lejos de ocultar el derroche, la opulencia y la forma fastuosa de vivir que tienen, la presumen hasta el exceso, causando furor en miles de seguidores y fans que buscan desesperadamente parecerse a sus ídolos de gel y silicon.

Su historia llena de riqueza desde la cuna, sobrepasa los límites de la imaginación en un país con más de 50 millones de pobres y donde un 18.2% de la población sufre carencias alimentarias -en torno a 20 millones de personas- según Unicef. Mientras la media de ingresos de un hogar de clase media en México no supera los 15,000 pesos (800 euros), los mirreyes pueden gastar fácilmente esta cantidad con un golpe de tarjeta.

¿Qué hace un buen mirrey cada día? Además de presumir a cada instante lo que le rodea, comprar bolsas de 3,000 dólares, llevar relojes caros, conducir coches deportivos último modelo, viajar a lugares exóticos y salir de fiesta con miles de pesos en la cartera, llevan encima una tarjeta negra American Express, lo que significa un vasta cuenta de crédito y varias botellas de Moët Chandon en una noche.

Leer texto completo en Economíahoy.mx

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE