Hoy vamos a hablar de México desde un ponto de vista optimista, no es un planteamiento fácil en una época donde el ánimo anda más bien en el otro extremo y es que este país siempre tiene las dos cosas las razones, los activos, la buena fortuna y del otro lado eso que nos vuelve a atrasar, que nos vuelve a frenar en nuestra capacidad de convertirnos en ese país que nos tienen prometido, los dos Méxicos son una realidad y hasta hoy se han contrapuesto y han chocado, el México productivo, próspero insertado en la globalidad y el México desigual, precario, lastimoso, dañado por la corrupción, cómo hacer que estos dos Méxicos se encuentren de una manera distinta, Enrique de la Madrid escribió este texto: México en la Generación del Desarrollo, justamente para desafiarnos con su optimismo.

Previous post Presenta Ricardo Raphael su libro Mirreynato: la otra desigualdad
Next post También la autoridad electoral se desbarranca