Medina no suelta la embajada

La independencia del Poder Judicial sólo se vuelve verdad cuando cada juez es autónomo en su actuación frente a los demás poderes constitucionales y otros intereses ilegales o ilegítimos.

El argumento es de Luigi Ferrajoli, gran jurista italiano, quien advierte que la independencia del Poder Judicial recae –como responsabilidad– en la autonomía de cada uno de los jueces que lo integran.

Por la importancia de este principio es que el nombramiento del último ministro de la Suprema Corte, Eduardo Medina Mora Icaza, provocó tanto cuestionamiento.

Para leer columna completa: Clic aquí