El 30 de julio de 1968 un pelotón militar destruyó de un bazucazo la puerta principal de la Escuela Nacional Preparatoria.

El 18 de septiembre de ese mismo año tanques del Ejército mexicano y diez mil soldados ingresaron a Ciudad Universitaria. Durante el operativo seiscientos estudiantes fueron detenidos con arbitrariedad.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post Presentan el Manual de investigación 3.0 Periodismo urgente
Next post ¿Amnistía o Seguridad Interior?