Los animales de compañía despiertan en los seres humanos muchas emociones incluso pasiones, cariño, simpatía pero también odio y maltrato y vemos hoy en efecto ejemplos de mucho maltrato e intentos del otro lado de regular, de cuidar, de normar para que los seres humanos no nos permitamos ese maltrato, el tema tiene muchas aristas y hoy trataremos de hablar de este asunto que aquí vamos a denominar bienestar animal como principio rector de nuestra discusión.

Previous post La corrupción NO somos todos
Next post Tampoco AMLO puede tirar la primera piedra