El estado mexicano se parece a un gigante con pies de barro, siendo los pies de barro los municipios mientras la autoridad municipal no cuente con recursos, con profesionalización técnica, con una vida democrática de pesos y contra pesos, mientras no sea capaz de gestionar eficientemente temas como la basura, la seguridad, en fin mientras siga siendo el patito feo de la burocracia mexicana este país no tendrá un estado como el que se merece, desde esta perspectiva hace falta todavía una reforma del estado que tenga en el corazón el tema municipal.

Previous post Análisis de los resultados de los exámenes del concurso de oposición
Next post Los mejores profesores para los alumnos rezagados

One thought on “Los municipios ante las reformas

  1. Maestro Ricardo Raphael: antes que nada permitame felicitarlo por su siempre coherente trayectoria profesional (desconozco la personal porque no es tema que me incumba), y por su, también siempre, magnifica preparación de los temas que va a tratar. Es un placer escuharlo y es motivo para felicitarnos a los mexicanos por tener en usted a uno de los pocos comunicadores con credibilidad. Gracias. Como segundo tema, comentarle sobre el tema de cacicazgos que abordó usted entre el minito 17:50 y 18:30, y en el que comenta que los cacicazgos se daban por cuestiones de población rural. A lo cual debo decirle que, desde mi experiencia y punto de vista, esto no es necesariamente cierto. Me explico: SI consideramos como cacique al personaje que poseía grandes extensiones de tierra y detrminaba quién era la pesronsa que iba a ostentar el poder ejecutivo, legislativo y judicial del municipio, entonces podemos decir que esa figura si está practicamente en extinción. Pero, como usted bien lo sabe, maestro, si algo tienen los grupos fácticos es su capacidad de evolución. Y eso es lo que ocurre con el cacicazgo, pues si bien ya no son los trerratenientes, si son personajes o grupos plutocráticos que, aunque ya no influyen al 100% en la decisión de quién es la persona que ostentará el poder ejecutivo en el municipio, si tienen, debido a la cantidad de gente que controlan (taxistas, transportisatas, comerciantyes, etc) y a sus grupos de golpeadores, un altísimo grado de presión sobre los candidatos a dicho cargo, y sobre el que resulte vencedor de ellos. Y, en el caso de Cuautitlán Izcalli en particular, pero seguro que en muchos otros en general, no sólo lo tienen a nivel municipal, sino estatal. Por lo que, practicamente, se conducen con la misma impunidad de las épocas rurales, ejerciendo presión sobre los comerciantes, transportistas, etc. que no se “afilien” a sus organizaciones (eufemismo cuyo verdaero nombre es el pago de derecho de piso que tanto nos espanta, y con razón, del crimen organizado), al grado de llegar a las golpizas o a provocar que el gobierno municipal clausure aquellos negocios que se niegan a dicho pago. Mientras que sus afiliados, pueden circular diario aunque sus carros contaminen más que cualquiera, instalar puestos en los lugares que les plazca e incluso tugurios de cualquier especie. Todo con la anuencia, por temor a perder votos y a las manifestaciones amañadas que les generarían una mala imagen, de presidentes municipales e incluso, insito, del gobernador del Estado de México. Por lo cual, dichos personajes (los cuales considero merecen una investigación y reportaje que ojalá algún día realice, maestro) siguen siendo dueños ya no de grandes extensiones de terreno, sino de construcciones. Y contiunuan decidiendo vida y obra de muchas personas, sin que nadie, debido, como siempre, a la corrupción y compadrazgo, haga nada por impedírselos.

    Por último, maestro, le reitero mis felicitaciones, para usted, y para nosotros por contar con alguien como usted, y le agradezco su paciencia para leer el larguísimo “rollo”

Los comentarios están cerrados.