Los muertos desbordan al gobierno

La película de horror continúa porque no es posible que la memoria de los muertos descanse en paz. La culpa es de los vivos que hacen lo indecible por borrar sus restos. Lo primero fue arrancarles el nombre, luego ocurrió que se manipulara el número.

Duele la paradoja: pasado el tiempo, sin importar apellido o cifra, hoy los cadáveres desbordan las instalaciones del servicio forense en Tijuana, Iguala, Acapulco, Chilpancingo, Boca del Río, el puerto de Veracruz, Reynosa, Ciudad Juárez, Guadalajara, Ciudad Guzmán, Aguililla o Apatzingán.

Para leer columna completa: Clic aquí 

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE

By | 2017-12-15T10:20:18+00:00 diciembre 15th, 2017|