Quienes dijeron que no cumpliría sus promesas de campaña se equivocaron. Con respecto a México hemos de estar preparados para que todas las amenazas ocurran. La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca será recordada como un episodio dramático en la historia mexicana.

La conferencia que el presidente electo de Estados Unidos dio el día de ayer permite despejar dudas sobre el daño que viene. Mencionó a México y su gobierno varias veces y sólo en una de ellas ofreció adjetivos positivos. Vale la pena recuperar y reflexionar sobre los siete mensajes que nos envió a los mexicanos.

Para leer columna completa: Clic aquí

 

Previous post Sólo los idiotas protestan
Next post Cuba, los últimos revolucionarios