Lo que de veras falta en Chihuahua

Por: Víctor M. Quintana S.

Marcelino se dirigió por segunda vez al gobernador Duarte. Claro y directo, como lo abordó en la visita del mandatario a la UACH hace algunos meses. Con respeto, pero con firmeza le espetó: “La justicia llega, tarde, pero llega. Usted tiene endeudado a Chihuahua y tiene empeñado el futuro de los jóvenes”.

El gobernador no tuvo otra respuesta que el insulto: “Eres un loco, no sabes de lo que hablas, estás envenenado…”

Minutos después cuatro guardaespaldas del mandatario, protegidos por agentes de la Secretaría de Gobierno y policías estatales, alcanzaron a Marcelino, estudiante de 23 años, y empezaron a jalonearlo y a golpearlo. “Tienes que ir a disculparte con el Señor Gobernador”, le decían, muy preocupados por las buenas maneras. También jalonearon a varias militantes de MORENA que impidieron que se llevaran al joven Secretario de Comunicación del Comité Ejecutivo Estatal.

El video en que Marcelino increpa a César Duarte lleva ya miles de visitas, lo mismo que varias notas periodísticas que lograron escapar a la censura ejercida por el Gobierno del Estado y a la autocensura de los comunicadores timoratos. Es natural que la gente se interese en este tipo de hechos: lo que Marcelino ha demostrado es algo muy escaso en Chihuahua y en México: valor civil.

Aunque no faltan las voces que critican la acción de Marcelino, algunas por considerarla insolente, otras impertinente y otras más, temeraria, es indudable que se necesitan más actos como éste para ir terminando con el régimen de corrupción, impunidad y ostentación que nos aqueja. Ése que muy certeramente ha bautizado Ricardo Raphael como el Mirreynato.

Leer texto completo en La Opción de Chihuahua

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE