El Otro México

Por: Vicente Leñero

A fines del pasado octubre, el admirado y admirable Ricardo Raphael me telefoneó para sugerirme, solicitarme, que presentara su más reciente libro. Me desconcerté de pronto. Ya hace algunos años que por descaro o desacierto no suelo participar en ese género de ceremonias. ¿Será un libro político como Los socios de Elba Esther?, me pregunté. Es un libro de viajes, respondió Raphael sin más explicaciones. Prometió enviarme un ejemplar tan pronto Planeta terminara de editarlo. Titubeé indeciso y volví a titubear cuando lo hizo llegar a mi casa generosamente: no era un libro de tamaño normal como mi pereza hubiera deseado, sino un libro enorme: un tabicón de 500 y pico de páginas en letra de diez u once puntos titulado con lo que me pareció un lugar común: El otro México. Resultaba mejor el subtítulo: Un viaje hacia el país de historias extraordinarias. Y mejor también el epígrafe del extraordinario Claudio Magris: Nuestro viaje extraordinario se juega enteramente en la capacidad de resistir a pie firme ante las sirenas del desencanto… etcétera.

Apenas empecé a leerlo, la enormidad del volumen resultó equiparable a la enormidad de su contenido. Tardé poco más de una semana -muy interrumpida por mis cotidianos quehaceres- impelido por un entusiasmo que hizo más largos mis insomnios y más creciente la expectación. Como la gordas novelas de Mankell o los tabicones de Roberto Bolaño, no podía… no podía soltar esta alucinante crónica que contiene, de verdad, historias extraordinarias de la realidad gozosa y lacerante del país que habitamos.

No exagero una uña -como suelen hacerlo los presentadores complacientes de novedades literarias-; me quedo corto si celebro con epítetos exultantes este libro y la titánica aventura de su autor. Es así, de entrada, un texto apasionante, como podrán confirmarlo no solamente sus seguidores que lo conocen bien sino cualquiera que se sumerja en estas páginas escritas con una seguridad y una limpieza de prosa dignas del mejor relator.

Desde un principio, El otro México me remitió a la aventura similar emprendida, sí, por Claudio Magris cuando se lanzó a navegar por el Danubio para hacer el relato, escala por escala, de las poblaciones centroeuropeas repletas de historias de sus célebres habitantes. Para navegar su Danubio, Raphael escogió, no un río caudaloso como aquel sino un trozo bien grande del noroeste del territorio nacional. Eso convierte su aventura en un hito apasionante para los apasionados por nuestro pasado y nuestro presente y una oportunidad única para conocer y esclarecer la dramática vivida por los antepasados y la que hoy enfrentamos o sufrimos los contemporáneos.

Leer más Galería

Leer “El Otro México”

“El otro México” en los medios

Más de “El otro México” en los medios