Ley Bonilla II

A Jaime Bonilla Valdez nada lo detiene. Ha de creer que porque tiene mayoría en el Congreso local de Baja California puede hacer lo que se le da la gana.

Sin preocupación lo tiene que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) lo haya reconvenido por cometer un “fraude post-electoral” cuando, con la primera ley bautizada con su nombre, quiso extender a cinco años un mandato que las urnas le habían conferido por tres años.

La exhibida fue grande. Arturo Zaldívar consideró que esa pretensión era “un gran fraude a la Constitución y al sistema democrático.” Luego el titular del Poder Judicial de la Federación arremetió contra la legislatura local argumentando que “el Congreso de Baja California alteró los resultados de un proceso electoral concluido, al decretar, por ley, que un gobernador electo por dos años ejercería el cargo por cinco.”

Pues de nuevo, ese mismo Congreso, —bajo las órdenes arbitrarias de Jaime Bonilla— se prepara para saltarse otra vez las trancas democráticas.

Para leer columna completa click: aquí

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE

TU OPINIÓN ES IMPORTANTE

Scroll to Top