Lecciones de una ficción llamada JaviDú

Las sociedades nos educamos en los temas de justicia a punta de historias escandalosas. El caso de Florence Cassez nos enseñó, por ejemplo, que para tirar un montaje policiaco se necesita contar con el apoyo de una embajada poderosa.

Del filme Presunto Culpable aprendimos que la pobreza es agravante definitiva para encerrar gente que no cometió ningún delito.

Para leer columna completa: Clic aquí