De ser hoy las elecciones para la Presidencia únicamente dos de cada diez votantes sufragarían por el PRI. Es la segunda fuerza pero sólo aventaja con tres puntos a Morena, el cual según la encuesta de Buendía & Laredo publicada la semana pasada en EL UNIVERSAL se halla en tercer lugar de las preferencias. El PAN encabezaría la intención con el 24% de los sufragios.

El Revolucionario Institucional tiene otro problema más grave. Según esta misma medición, de todos los partidos que habitan el sistema político  mexicano es el que despierta mayor animadversión: cuatro de cada diez personas afirman que jamás votarían por el tricolor.

Para leer columna completa: Clic aquí

Previous post La reforma educativa que no ha sido
Next post Italia después de la crisis